CREMA DE CALABAZA (SUPERFIT Y SUPERFÁCIL)

Ha llegado el otoño, y con él las tardes de sofá y mantita, y las cenas a base de cremas calentitas! Y qué mejor que utilizar verduras de temporada, como es el caso de la calabaza.

Tengo que reconocer que aunque me encanta, siempre me ha dado un poco de pereza prepararla porque limpiar la calabaza me cuesta un trabajo horrible, así que he hecho un poco de trampa y he comprado de esos trozos que te venden ya listos en el Alimerka; mi recomendación ya sabéis que es siempre utilizar verduras eco, cuanto menos manipuladas y procesadas mejor, pero a veces hay que ser más práctico, sobre todo si es para poder disfrutar del sabor y los beneficios de esta hortaliza dulce que contiene un 90% de agua y muy pocas calorías e hidratos de carbono,  pero con altos contenidos de fibra, vitaminas y minerales.

BENEFICIOS DE LA CALABAZA

  • Por su alto contenido en fibra y sus pocas calorías es estupendo para mantener la línea. Además es ideal para diabéticos poeque refgula el azúcar en sangre.
  • Ayuda al tránsito intestinal gracias a su contenido en fibra y sus propiedades depurativas.
  • Contiene triptófano que facilita la conciliación del sueño.
  • Es rica en vitamina A que nos ayuda en nuestra salud ocular, ósea y es beneficiosa para el pelo y los dientes.
  • La pulpa tiene un alto contenido en mucílagos, por lo que consigue un efecto suavizante y protector de la mucosa gástrica
  • Es rica en betacarotenos (antioxidante): que aumenta nuestras defensas, ayuda en la prevención del cáncer y frena el proceso de envejecimiento celular.

INGREDIENTES

Hay mil recetas diferentes de crema de calabaza. Sin embargo en esta ocasión (y como estoy a dieta rigurosa) os he traído la más sencilla y la más hipocalórica de todas, pero no por ello menos sabrosa! Para 3-4 raciones necesitaríamos:

– 1 kg de calabaza

– 1 puerro mediano

– AOVE

Y ya está!

PREPARACIÓN

Cortamos el puerro en rodajitas y rehogamos en un poco de aceite unos 5 minutos. Cuando ya ha cogido colorcito añadimos la calabaza en dados de tamaño mediano (no hace falta matarse en cortarla). Sofreímos otros 5 minutillos y después cubrimos con agua y dejamos a fuego medio hasta que la calabaza esté bien blandita (un cuarto de hora más o menos).

Después lo pasamos por la batidora, añadimos sal al gusto y listo!

Yo suelo ponerle algunas semillas (sésamo, lino, o lo que tengáis) y unos brotes germinados, porque me encanta el toque que le da, y además son muy beneficiosas también (prometo ampliar tema en otro post).

Como veis la dificultad es nula y tenemos una cremita riquísima, supersana y muy baja en calorías!

Espero que os guste.

XoXo. Y recordad siempre bailar vuestros sueños y soñar vuestra vida!

PLAN D´TOX

El sábado 14 tuvimos en la escuela a Nuria Granados para impartir un taller práctico de cocina con el que poder diseñar nuestro propio plan dtox (que falta nos hace para el festival…). Nuria es dietista integrativa, naturópata y especialista en Kinesiología...