TWIN PEAKS

Más de 25 años han pasado desde que se estrenó el primer capítulo de esta serie de culto, que comenzó narrando el asesinato de Laura Palmer en el pueblo de Twin Peaks.

Para la investigación del caso envían desde el FBI al agente especial Dale Cooper, un excéntrico adicto al buen café que se va a enamorar del estilo de vida del pintoresco pueblecito, pero que en su investigación va a ir descubriendo la red de engaños, abusos, tráfico de drogas, y demás lindezas que se suceden en la zona.

Y junto con esta parte de la historia, más terrenal, vamos a ir conociendo algunas de las leyendas sobre espíritus malignos que habitan en los bosques y tienen el poder de poseer a quien les plazca.

Twin Peaks fue una serie de culto creada por David Lynch y Mark Frost, que contó con un estupendo elenco de actores, pero con muchos altibajos durante su emisión. Y no me extraña porque es una serie compleja (mucho). En su día supuso un boom (había libros, reportajes, etc de la serie); de hecho, recuerdo quedarme hasta tarde por las noches para verla con el permiso de mi madre y me encantaba.

Me la he vuelto a poner para poder reengancharme a la tercera temporada, pero aún así hay cosas que no he conseguido entender. No os voy a hacer spoiler, pero sí deciros que en esta nueva entrega han pasado los mismos 25 años para los personajes, y tal como profetiza Laura Palmer al final de la segunda temporada (sí, Laura, la muerta), se va a volver a reencontrar con el agente Cooper. Voy por el capítulo 5 porque me está costando horrores seguir la nueva trama (si es que la hay, que todavía no encuentro conexión entre los distintos acontecimientos que vamos viendo).

En resumen, no me atrevo a recomendaros la serie, aunque seguramente es de las que hay que ver porque los entendidos dicen que David Lynch es un genio. Yo, haciendo un esfuerzo, prometo terminarme la temporada (a ver si le voy cogiendo el gusto).

XoXo, Y recordad siempre bailar vuestros sueños y soñar vuestra vida.